El etiquetado europeo de neumáticos

*Beispiel Reifenlabel
EL NUEVO ETIQUETADO EUROPEO DE NEUMÁTICOS
El 1 de noviembre de 2012 entró en vigor el nuevo etiquetado europeo de neumáticos. En él se prevé que todos los neumáticos producidos en la UE a partir de junio de 2012, así como todos los neumáticos que se vendan en la UE a partir de noviembre de 2012, deben llevar el correspondiente etiquetado de neumático. El objetivo que persigue la Unión Europea con esta normativa es reducir a largo plazo el consumo de combustible y, al mismo tiempo, aumentar la seguridad del tráfico. En la etiqueta se valoran tres criterios: la resistencia a la rodadura, la adherencia en superficie mojada y la emisión de ruido. Una reducción de la resistencia a la rodadura equivale a un ahorro de combustible y, por tanto, también de C02. En este sentido, la valoración tiene lugar en las clases A (mejor resultado) a G, aunque la D no está asignada. En concreto, esto significa: Una mejora de una clase representa un ahorro de 0,1 litros de combustible por cada 100 kilómetros. La adherencia en superficie mojada también se clasifica de la A a la G. En este caso no están asignadas la D ni la G. Tomando una velocidad inicial de 80 kilómetros por hora, la diferencia entre dos clases para la distancia de frenado sobre la calzada mojada es de 3–6 metros. En el caso de la emisión de ruido, la medición no se realiza por clases, sino que se utilizan barras que simbolizan los valores en decibelios. Cuantas menos barras negras aparezcan en la etiqueta, más ruido produce el neumático. El etiquetado europeo de neumáticos ofrece una mayor transparencia al usuario final. No obstante, otras propiedades relevantes para la seguridad, como el aquaplaning o el comportamiento en la conducción sobre nieve y hielo, no se incluyen en la etiqueta. Encontrará más información sobre la nueva disposición de etiquetado de neumáticos en la página